En el Calcio Storico se vale todo. Algo así como jugar rugby con sangre, cada año se celebra el campeonate en florencia, Italia.